miércoles, 23 de diciembre de 2015

Queridos Reyes Magos

Queridos Reyes Magos: ideas de regalos de programación y robótica para estas navidades

Para los más pequeños:

¿Aún no conoces los Beebots o robots abeja? Son geniales para iniciarse en la programación a través de la robótica. Consisten en pequeños robots con forma de abeja que son muy simples de programar. Tan solo entienden tres instrucciones: avanzar, giro a la derecha y giro a la izquierda. Con la combinación de estas instrucciones podrás guiar al robot para que llegue allí donde quieras. Eso, unido a los escenarios que puedes inventar y crear (con la cuadrícula correspondiente) hacen que se pueda aprender jugando. Nosotros, y muchos miembros de nuestra Comunidad Programamos, lo utilizamos en infantil y primer ciclo de primaria para trabajar distintos temas: el cuerpo humano, el abecedario, los planetas…

Para niños de entre 5 y 7 años:

Si tienes una tablet, te aconsejo empezar a trabajar con Scratch Jr, la versión adaptada de Scratch que permite a los neolectores empezar a programar. Lo más interesante es que puede usarse en cualquier lugar, dado que puede instalarse en un dispositivo cada vez más presente en nuestros hogares, las tablets, sean de Android como Ipads . En esta adaptación han simplificado el proceso de programar orientándolo a niños de entre 5 y 7 años: los bloques son grandes y sencillos de usar, la creación de diferentes escenarios está a un solo “clic de dedo”, etc. Y lo mejor es que no hace falta mucha inversión. Dependerá de si tienes o no una Tablet para los niños. Aquí tenéis más información

Si son un poco más mayores:

Otro “cacharro” que nos gusta y mucho es el Makey Makey. Seguramente lo habrás visto en algún sitio, incluso quizás lo hayas probado en alguno de nuestros eventos. Con estas placas y con Scratch podemos hacer grandes cosas, desde crear nuestro propio piano usando plátanos como teclas, hasta cambiar la forma en la que nuestros hijos hacen los trabajos del colegio. ¿Te imaginas crear una maqueta interactiva de la Edad Media? o ¿crear y dar vida a tus propios instrumentos musicales con materiales reciclados? Pero lo mejor de todo es que el único límite está en la imaginación

Aunque si quieres algo más electrónico, tienes Crumble. Es uno de esos dispositivos que te permite hacer cosas sencillas de forma simple. Lo más recomendable es adquirir un kit compuesto por una placa, leds, motores, etc, con los que puedas crear distintos proyectos. ¿Nunca has creado y programado tu propio circuito eléctrico? Pues este puede ser un buen momento. Aquí tienes más información. Y te recordamos un post publicado hace poco con un ejemplo de cómo se puede trabajar con Crumble en la construcción de un semáforo con tu hijo/a.

Si tu hijo/a tiene más de 7 años y le gusta las construcciones, también tienes un kit genial:

Lego WeDo es uno de los kits de robótica de Lego más económicos. Viene preparado tanto para construir distintos diseños con las piezas incluidas como para además darles vida a través de la programación. Lo mejor es que se puede utilizar Scratch para ello, con lo que fácilmente podremos programar el motor que incluye o bien actuar en función de un detector de distancia o con respecto a la inclinación. Cocodrilos que muerden si ven que acercas la mano, porteros que paran goles, delanteros que chutan, etc. Si puedes pensarlo puedes construirlo y programarlo.

Y para los más mayores también hay una recomendación:

Seguro que habrás oido hablar de las placas Arduino. Es un dispositivo genial que permite hacer grandes cosas, aunque si no se sabe programar y algunos conceptos de electrónica puede ser algo complejo. La buena noticia es que existen soluciones pensadas para que este proceso de aprendizaje sea más llevadero. Una de las que más nos gusta es el mbot, de Makeblock. Es un robot basado en Arduino, sencillo de construir y programar y que viene con sensores, motores, etc. más que suficientes para muchas horas de diversión. Y nos gusta por muchas cosas: es sencillo de montar, todas las conexiones son simples (no hace falta soldar nada), tiene aplicaciones para móviles que permiten controlarlo y además se puede programar a través de una aplicación basada en Scratch, con lo que su funcionamiento se convierte en “cosa de niños”. Aunque sin duda lo mejor de todo es su precio: apto para muchos bolsillos, considerando que la robótica no es barata.
Puedes ver el artículo completo en programamos

No hay comentarios:

Publicar un comentario